Posicionamiento natural Vs. posicionamiento patrocinado

El SEO frente al SEM, ¿qué es qué?

Posicionamiento natural Vs. posicionamiento patrocinado
Posicionamiento natural vs. posicionamiento patrocinado

Posicionamiento natural vs. posicionamiento patrocinado

El posicionamiento natural, también llamado posicionamiento orgánico, es el que se obtiene se obtiene mediante técnicas SEO y es el más difícil de conseguir, mientras que el posicionamiento patrocinado, también llamado posicionamiento no orgánico o posicionamiento de pago, es el que se obtiene mediante técnicas SEM y es más fácil de conseguir, aunque depende inmensamente del presupuesto disponible.

Pero, ¿qué es qué?

El posicionamiento natural se consigue optimizando al máximo el sitio web para conseguir que los principales buscadores de Internet, principalmente Google y Bing, posicionen a nuestro sitio web lo más alto posible en las búsquedas de las palabras clave (keywords) más relevantes con nuestra actividad, empresa, o temática. No debemos olvidar que para los buscadores web lo más importante de todo es el contenido del sitio web, la calidad y la originalidad del contenido. Las técnicas empleadas para conseguir el mejor posicionamiento natural posible se llaman SEO. Las técnicas SEO son muy amplias, y abarcan a todo el contenido del sitio web, desde el propio código fuente, que tiene que ser ordenado, claro y normalizado, hasta el propio nombre de las páginas web o de las imágenes que contiene el sitio web. Últimamente las técnicas SEO se extienden más allá de los dominios de nuestro propio sitio web y abarcan a las redes sociales donde tenemos presencia, de estas técnicas SEO se encarga una nueva especie SEO, el community manager. También se encarga de conseguir enlaces entrantes (backlinks) desde distintas fuentes, a estas técnicas se les denomina link building, aunque en APG no somos partidarios de esta técnica y nos limitamos a conseguir enlaces de forma natural, por lo que somos más partidarios de la técnica del  link baiting, que consiste en conseguir enlaces entrantes gracias a enlaces “cebo”, como su propio nombre indica, en las distintas redes sociales, principalmente, que tenemos a nuestro alcance. Existen, cómo no, técnicas ilegales llamadas Black Hat SEO que consiguen rápidamente muy buenos resultados, pero que también son rápida y duramente penalizadas por los buscadores web, llegando a hacer desaparecer a un sitio web de todos los resultados de búsquedas durante meses. Dado que en APG no las utilizamos, aunque obviamente las conocemos, no les vamos a dedicar ni una sóla palabra, aunque un día de estos publicaremos una entrada, exclusivamente para los amantes del riesgo, dedicada a las técnicas Black Hat SEO.

Como su propio nombre indica, el posicionamiento patrocinado consiste en utilizar distintas herramientas de enlaces patrocinados, principalmente Google Adwords, Microsoft Advertising o Yahoo! Advertising, entre otros. Gracias a estas herramientas y a una correcta selección de las palabras clave que queremos utilizar en nuestra campaña, así como la redacción del propio anuncio o anuncios que vamos a utilizar con dichas palabras clave, y al correcto ajuste del presupuesto disponible, conseguiremos exprimir al máximo el rendimiento del dinero utilizado para la campaña obteniendo el máximo retorno posible. A estas técnicas descritas, y que se utilizan exclusivamente para optimizar al máximo el posicionamiento patrocinado, se llama SEM.

Y ahora una pregunta tonta, ¿qué es mejor?

Pues la verdad es que lo mejor es no tener que pagar por conseguir visitas y ventas en un sitio web, pero es muy recomendable utilizar ambas técnicas para conseguir los mejores resultados posibles. En APG somos poco partidarios de los enlaces patrocinados, pero los utilizamos con muchos de nuestros clientes para apoyar campañas concretas, para mejorar el posicionamiento natural en zonas o países concretos, o incluso para palabras clave concretas.

Lo más importante de todo no es usar una u otra técnica, o las dos a la vez, sino obtener el máximo rendimiento posible a las inversiones realizadas en el posicionamiento web de un sitio web corporativo. Si el retorno es nulo o escaso, diremos que hayamos hecho lo que hayamos hecho, hemos fracasado. Pero si, en cambio, el retorno conseguido es alto, diremos que el posicionamiento web está bien trabajado y que es todo un éxito. No debemos olvidar el objetivo último del posicionamiento web, aumentar las ventas de una empresa, y si estas no aumentan, no importa lo alto que se encuentre en los resultados de las búsquedas en Internet, simplemente se habrá fracasado.

Sin comentarios


    Deje un comentario

    « »